jueves, 11 de julio de 2013

Dulce Bautizo en blanco y rosa

La mamá de Paula vino a vernos porque quería algo especial para el bautizo de su niña.


Le propusimos una mesa dulce en blanco y rosa.


Todas las chuches eran de esos colores.


Preparamos toda la papelería con motivo chevron. ¡Nos encanta!



En la repostería, sabores y colores suaves.
Galletas de flores y minicupcakes. ¡¡¡Qué buenos!!!




martes, 9 de julio de 2013

Álbum de Firmas para una boda

Mer y Alfon colocaron una mesa con una cámara polaroid
para que los invitados se hicieran fotos y las pegaran en
el álbum que nos encargaron.


Nos hicimos con un álbum craft y lo decoramos con
papeles de temática viajera (postales, sellos...)


Le pusimos detalles iguales a los que adornaban el candy bar.


Éstas eran las solapas interiores.


Y lo de aquí abajo, la contraportada.


Seguro que quedó precioso con todas las fotos!!!


Candy Bar en rojo y blanco para la Boda de Mer y Alfon

Cuando Mer y Alfon se pusieron en contacto con nosotros, quedaba poco tiempo para su boda... Nos enseñaron su invitación y nos encantó. La boda sería en una finca del Campo Charro (Salamanca), un lugar genial para una boda original. Campestre, pero muy chic.


Los novios no querían un estilo cursi, ni "pastelero".
Optamos por el rojo y los cuadritos vichi para presentar nuestra mesa de estilo pic nic.


Diseñamos la papelería del Candy Bar en con una tipografía joven, informal...


El toque romántico lo daba una casita de pájaro con un corazón


Muchas golosinas rojas y blancas, cuidadosamente colocadas en
copas de diferentes alturas y tamaños y otros recipientes de cristal


Y por supuesto, nuestra repostería creativa...


Cakepops, nubepops, cupcakes y galletas decoradas.
Todo coordinado en colores y formas con la mesa dulce



La noche caía mientras montábamos la mesa, colocábamos cada dulce en su lugar...
Adornábamos la pared con bastidores y banderines que
conformaban los nombres de los novios.
Pinchábamos toppers, banderitas y mini banderines...
Y colocábamos el marco con los nombres de Mer y Alfon.


Lo hacíamos todo bajo la curiosa mirada de los niños de la boda,
que tenían muchas ganas de que los mayores terminaran de cenar y se dirigieran
a aquel lugar, preparado para las copas, el baile... y los dulces.


Habíamos preparado unas bolsas para que los niños
guardaran sus chuches y les hicieron mucha ilusión.


La mesa quedó así de bonita...


La noche cubrió todo el jardín... y los invitados se fueron acercando...

Y después de unos días, esto fue lo que nos dijo Mer:

"Muchísimas felicidades por vuestro gran trabajo.
El candy bar resultó fantásitco y ¡¡todo el mundo quedó encantado!! Por descontado, entre los niños causó fascinación. De hecho, estuvieron toda la cena deseando que pasáramo a la zona de las copas para empezar a con los dulces... Éxito total :)"

Para nosotros fue un placer!!!